Bruma del Estrecho de Marín

Elena Pacheco e Isio Ramos
Ver como Parrilla Lista

3 Productos

por página
Fijar Dirección Descendente
Ver como Parrilla Lista

3 Productos

por página
Fijar Dirección Descendente
  • Año de creación
    1948
Bruma del Estrecho de Marín
Bruma del Estrecho de Marín es el proyecto personal de Elena Pacheco (enóloga y experta en viticultura) e Isio Ramos (distribuidor de vinos) que nace de la ilusión por hacer vinos 100% Monastrell de diferentes parajes o parcelas de la DOP Jumilla dejando que cada uno se exprese en función de su microclima, suelo, localización y edad del viñedo, mediante métodos de cultivo y elaboración aprendidos de los agricultores de la zona.



El proyecto está basado en tres vinos de paraje: Marín, Las Encebras y Las Chozas (sur los dos primeros y norte de la DOP Jumilla este último) y cuatro parcelas: Mandiles, Navajuelos, Vereda y Particiones.



La climatología tiene mucho poder dentro de la definición de un vino y habrá años en los que no se pueda diferenciar o marcar el carácter de cada parcela, entonces ese año no se elaborará el vino de esa parcela. Cada vino tiene un carácter diferenciador y muy personal con respecto al resto de parcelas de Monastrell, bien sea por su localización, por altitud, por edad del viñedo, por tipo de suelo, viticultor, etc.



Lo más importante es que cuando se caten todos los vinos, se pueda apreciar la diferencia de suelos (arenoso, pedregoso, o más calizo), de edad del viñedo, de altitud, de si es zona más fría o más cálida… quieren que los vinos reflejen esa particularidad que los hace únicos, con honestidad, por ello no llevarán prácticamente madera, solamente en algunos, que tengan gran potencial, introduciran madera en su justa medida para no enmascarar nada.



Los suelos en la DOP Jumilla son muy distintos, quizás el suelo que más predomine en nuestra zona sea el calizo y pedregoso que da vinos cálidos y robustos, pero luego también tenemos una parte de la DO con suelos arenosos que permiten un buen drenaje del agua pero que le confiere, al ser más esponjoso, más frescura y finura a los vinos, son más delicados, no tienen corpulencia, podemos apreciar en ellos matices más elegantes, que es lo bonito y la sorpresa que te puedes llevar con una Monastrell bien trabajada.

Nuestros partners
Vignerons y Productores