Augalevada

Iago Garrido
Ver como Parrilla Lista

4 Productos

por página
Fijar Dirección Descendente
  1. Augalevada, Mercenario Blanco 2018
    92
    Precio especial 14,40 € / 0,75 Precio habitual 16,40 €
    Augalevada, Mercenario Blanco 2018
    - +
  2. Augalevada, Mercenario 2018
    92
    Precio especial 16,90 € / 0,75 Precio habitual 18,90 €
    Augalevada, Mercenario 2018
    - +
  3. - +
  4. Augalevada, Crianza Biológica Treixadura 2018
    91
    Precio especial 23,90 € / 0,75 Precio habitual 25,91 €
    Augalevada, Crianza Biológica Treixadura 2018
    - +
Ver como Parrilla Lista

4 Productos

por página
Fijar Dirección Descendente
  • País
    España
  • Región
    Galicia
  • Extensión del dominio
    4 ha
  • Producción total
    n/a
  • Año de creación
    2009
Augalevada

La historia de Fazenda Agrícola Augalevada comienza cuando Liliana Fernández y Iago Garrido se conocieron. El proyecto empieza como un furancho, es decir, uno de esos locales que en Galicia la gente monta en sus casas para dar salida al vino excedente del consumo local. Augalevada es el primer productor biodinámico certificado en la historia de Ribeiro

Se encuentra ubicada en la localidad de Rioboó Cenlle. Siguiendo la discontinua carretera que deja atrás el histórico Monasterio de San Clodio, se distingue una verde ladera, una tierra intacta de viñedos que llenan un anfiteatro. En la cima se encuentra la bodega perfectamente integrada con el entorno. Entre los viñedos baja un pequeño río que divide la finca en dos partes, que los lugareños más longevos mencionan como “Augalevada”.

El anhelo de Liliana y Iago empieza a tener forma cuando en el año 2009 plantan en su finca de 2,5 hectáreas (actualmente 4 hectáreas) las diversas variedades autóctonas del Ribeiro. Treixadura, Lado, Loureira y Agudelo son los principales tipos de uva en los viñedos. Luego, algunas variedades tintas, como el Caiño Longo, el Caiño da Terra. Cuatro años después construyeron la bodega, elaborando la primera añada de vino blanco.

Proyecto de raíces muy profundas donde los tiempos los marca la naturaleza. Los vinos de esta magnífica pareja representan la esencia de esta tierra, su energía, su intensidad y su frescura. Su búsqueda es hacer vinos con alma, donde el clima se pueda sentir. En la bodega está todo condicionado para trabajar por gravedad, las uvas fermentan de manera natural en ánforas de 500 litros, cada punto del viñedo se trabaja de manera especial. Está continuamente haciendo pruebas, elaborando de diferentes maneras, para comprobar las múltiples expresiones de su finca, tanto es así que tiene enterrada en el medio de la finca, al aire libre, una ánfora de 500 litros en la que elaboró un vino blanco fermentado con las pieles de las uvas y luego macerado durante 10 meses, un pequeño atrevimiento que hace suspirar de emoción a todo profesional que visita su bodega.

Nuestros partners
Vignerons y Productores