Maridajes perfectos para tus postres navideños

Maridajes perfectos para tus postres navideños
6 de diciembre de 2023 33 visualizaciones
Maridajes perfectos para tus postres navideños
dulces navideñosdulces navideños

 

¿Qué vinos servir con los postres navideños?

 

 

La Navidad en España no solo trae consigo el espíritu festivo, sino también una amplia variedad de dulces tradicionales que han alegrado los paladares patrios durante generaciones. Desde las calles iluminadas hasta las mesas festivamente decoradas, estos manjares salen a nuestro encuentro vayamos donde vayamos con su sabor único y su rica historia.  A continuación, te presentamos propuestas de maridajes de vinos y dulces navideños, explorando algunos de los dulces típicos de la gastronomía navideña española. ¡Acompáñanos!

 

1. Turrón: el rey de la Navidad

 

El turrón es probablemente el indiscutible dulce navideño en España. Sus orígenes se remontan a la Edad Media (los primeros escritos datan del siglo XI) y se cree que fueron los árabes quienes trajeron a las costas del Mediterráneo, en particular a España e Italia, este exquisito dulce a base de almendras, azúcar y clara de huevo. La versión española nace en el sur del reino de Valencia, alrededor del siglo XV –en época de Carlos V ya era un dulce famoso–. En la actualidad, es posible encontrar prácticamente cualquier sabor que se nos ocurra, pero hay dos variedades tipical Spanish: el de Alicante, conocido como turrón duro, con las almendras a la vista y cubierto por una oblea, y el de Jijona, popularmente denominado turrón blando, con las almendras molidas y apariencia pastosa. Clásicos aparte, el mercado ofrece todo tipo de combinaciones con chocolate (incluso kikos), yema tostada, red velvet, mojito, ¡foie de pato con praliné de almendra!...

Según sus ingredientes, cada turrón se entenderá mejor con un acompañamiento líquido u otro, pero si nos centramos en los clásicos, las almendras del turrón se entenderán de mil amores con las notas tostadas, los matices de frutos secos y la complejidad de un oloroso, una manzanilla pasada, una oxidativa, un sauvignon blanc de vendimia tardía, un vin de paille, un sauternes, un fondillón… Si queremos cortar la dulzura del turrón, nada como las burbujas y la acidez de un brut nature.

 

1. Mantecados y polvorones: un festín de texturas

 

polvoronespolvorones

Originarios de Andalucía, los mantecados y los polvorones son otro clásico en las sobremesas navideñas. Ambos parten de los mismos ingredientes principales (harina de trigo, manteca de cerdo ibérico y azúcar), pero la proporción y el uso de unos y otros marca la diferencia. Los polvorones llevan menos manteca y más harina e incorporan almendras en la receta, suelen ser ovalados, tienen una textura más suelta y se espolvorean con azúcar glas, mientras que los mantecados son redondos, más consistentes y compactos. Ambos se deshacen en la boca (¡especialmente los polvorones!) y dejan un regusto dulce y mantecoso que invita a repetir, convirtiendo cada bocado una experiencia celestial.

La untuosidad y dulzura de estos delicados pasteles se asociará a la perfección con un vino dulce de pedro ximénez, una tintilla de Rota, un champagne o cava seco, un calvados o incluso un tinto joven.

 

3. Mazapán: delicadeza y dulzura en cada bocado

 

mazapanmazapan

El mazapán es otro de esos dulces que nos acompañan en las sobremesas navideñas. Aunque hay distintas teorías sobre su origen, una de las más aceptadas asegura que llegó a nuestro país durante el periodo del Al-Ándalus. Otra parte de la historia cuenta que las monjas del monasterio de San Clemente, en Toledo, ya elaboraban una pasta similar en una época de hambruna después de la batalla de Navas de Tolosa, allá por 1212. Sea como fuere, la Ciudad de las Tres Culturas está considerada el principal punto de producción de mazapán del país. Allí se elabora y consume durante todo el año. Este bocado de textura suave y sabor inconfundible se hace con almendras molidas y azúcar se moldea en innumerables formas que van desde figuras navideñas hasta pequeñas porciones individuales. 

Un vino dulce de Málaga elaborado con uva pedro ximénez, un sauternes, una grappa añeja, un moelleux de Loira con azúcar residual, un armagnac, un blanco joven o un rosado afrutado realzarán la textura suave y los sabores a almendra del mazapán.

 

4. Roscón de Reyes: el dulce que corona las fiestas

 

roscon de reyesroscon de reyes

La Navidad tiene dulces más o menos típicos, pero qué sería del Día de Reyes sin un buen trozo de roscón... Este delicioso bollo marca el punto culminante de la temporada navideña, celebrando la llegada de los Magos de Oriente. Se dice que su origen está relacionado con las Saturnales, jornadas en las que los romanos festejaban que los días se iban haciendo más largos, aunque la tradición actual se remonta al siglo XI, en Francia. Como su nombre indica, se trata de un esponjoso rosco de forma redonda y ovalada, elaborado con huevos, harina y azúcar, aromatizado con agua de azahar y decorado, según receta, con almendras (picadas o en láminas) o frutas escarchadas, que esconde en su interior una o dos sorpresas, cuyo significado varía según el país.

Un licor de naranja amarga o uno de hierbas, un vino de oporto blanco, un cream, un prosecco o un cava semiseco permiten jugar con la ligereza y esponjosidad del roscón y con sus notas cítricas. 

 

5. Panettone: un invitado internacional en nuestra mesa

 

panettonepanettone

El panettone no es un postre español como tal, pero su popularidad se ha disparado en los últimos años hasta convertirse en uno más en nuestras mesas. Muchas familias han adoptado esta tradición italiana como parte de sus celebraciones navideñas, una opción que enriquece la diversidad de sabores durante las festividades y que refleja la apertura de la gastronomía española a influencias de todo el mundo. Así, este esponjoso bollo originario de Milán, hecho con una masa de tipo brioche y relleno con pasas, frutas confitadas, frutos secos o chocolate, se ha sumado a la lista de dulces típicos navideños en España.

En cuestiones de maridaje, un moscato d’Asti o un passito nos permiten hacer un guiño regional, pero también hay que pasar por alto un oporto tawny o un vino de madeira de estufagem…

 

 

Los dulces típicos navideños en España no solo son una deliciosa expresión de la temporada, reflejo de su rica historia y sus arraigadas tradiciones, sino también una oportunidad para seguir disfrutando de la cultura del vino y de las armonías que ofrece según los matices y texturas de cada uno de esos bocados. Si has echado algún dulce en falta, no dudes en dejarnos un comentario para que sigamos enriqueciendo el artículo. ¡Te deseamos muy felices y dulces fiestas!

Como siempre que hablamos de maridajes, permítenos insistir en que las sugerencias que hemos propuesto son solo algunas de las muchas posibilidades que tienes a tu disposición. Te invitamos a que experimentes y descubras las tuyas propias, ¡seguro que te sorprendes gratamente!

 

Artículos Relacionados
Comentarios
Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada