Vino rosado espumoso. Características y elaboración

vinos rosado espumoso
4 de septiembre de 2023 152 visualizaciones
Vino rosado espumoso. Características y elaboración
vino rosado espumosovino rosado espumoso

Vino rosado espumoso

 

Los rosados espumosos son vinos de carácter social, que invitan a consumirse y compartirse entre amigos. Un gran aliado para servir en ocasiones especiales, que ha ido ganando terreno en los últimos años hasta convertirse en tendencia. ¿Quieres saber más sobre este tipo de vinos, sus características y elaboración? ¡Sigue leyendo!

 

 

 

Principales características del rosado espumoso

 

 

Los vinos rosados se pueden elaborar por ensamblaje (mezclando vinos blancos con vinos tintos), por maceración (por contacto del mosto con las pieles de las uvas tintas) y por sangrado (sin prensar y el tiempo de maceración es más corto).
En la actualidad, el mercado ofrece opciones sofisticadas y de gran calidad, dejando atrás esa imagen asociada a un consumo estacional y menos exigente. Además, la expresión “para gustos, colores” encaja a la perfección con estos vinos, cuyas tonalidades van desde el rosa pálido, casi transparente, hasta los de color más subido.


La intensidad del color puede dar pistas sobre la mayor o menor presencia de compuestos aromáticos y sustancias fenólicas, el proceso de elaboración (prensado o sangrado) o la maceración con los hollejos de las uvas tintas, entre otros aspectos.
En general, los vinos rosados son aromáticos, con un sabor fresco y un agradable nivel de acidez. Pueden desarrollar aromas frescos (cítricos, fresas silvestres), más suaves, potentes o complejos, combinando olores afrutados (bayas silvestres) con notas de sotobosque. A medida que envejecen, expresan toda la riqueza de los frutos secos, las especias e incluso notas tostadas, en el caso de los más añejos.


En boca pueden ser estructurados, potentes y carnosos o, por el contrario, más etéreos. Esta versatilidad, desde los rosados más ligeros y desenfadados hasta aquellos con más carácter, es una de las razones por las que cada vez es más frecuente su consumo. Además, el equilibrio entre su carácter seco y las burbujas les permite acompañar todo tipo de comidas (aperitivos, marisco, ensaladas, pastas…) y los convierte en vinos muy gastronómicos. Sus pequeñas burbujas acarician el paladar, aportan cremosidad y liberan las papilas gustativas, lo que ayuda a realzar el sabor de los platos.
.

 

cava de vino espumosocava de vino espumoso

 

 

¿Cómo se elabora?

 

 

Existen distintos métodos de elaboración de vinos espumosos, pero los principales son el método tradicional o champenoise, el charmat y el ancestral. En el champenoise, el vino se somete a una segunda fermentación en botella, en la que desarrolla sus características burbujas. En el charmat, la segunda fermentación se realiza en depósitos. Por su parte, el ancestral solo realiza una fermentación: el mosto se embotella antes de terminar su fermentación alcohólica, por lo que alcohol y burbujas se obtienen en un mismo proceso.
El método tradicional o champenoise es el más complejo, pero también el más apreciado y valorado en términos de calidad. Veámoslo paso a paso.

 

Prensado y maceración

Las uvas recién vendimiadas se prensan con delicadeza. Algunos elaboradores optan por despalillarlas (separar el raspón, tallos y demás partes herbáceas) y otros usan racimos enteros o un porcentaje. La maceración es el contacto del mosto obtenido del prensado con las partes sólidas de la uva (hollejos y demás componentes), que le aportarán color y aromas.
Los rosados obtenidos por sangrado no se prensan y tienen un tiempo de maceración más corto.

 

Fermentación

El mosto se deja reposar para que los fragmentos de piel, pepitas, etc. se depositen en el fondo del depósito (lo que se conoce como desfangado) y se procede a la fermentación, en la que cabe distinguir dos fases. Durante la fermentación alcohólica, necesaria para el proceso de elaboración, las levaduras interactúan con los azúcares de la uva, transformándolos en alcoholes y dióxido de carbono. La fermentación maloláctica, en cambio, queda a elección del elaborador, según el tipo de vino que desee obtener. En esta segunda fase, el ácido málico se transforma en ácido láctico, se reduce el nivel de acidez en el vino y le aporta aromas de brioche y mantequilla.

 

Ensamblaje

El ensamblaje o assemblage consiste en mezclar distintos vinos para definir el carácter, equilibrio y complejidad del vino rosado espumoso deseado. La diversidad de uvas, suelos, subsuelos, altitudes, climas… es tal que el ensamblaje representa todo un arte a la hora de determinar el porcentaje de cada vino base en el producto final.

 

Segunda fermentación

En este paso, se embotella el vino y se añade el licor de tiraje o licor de expedición, que consiste en una mezcla de vino, azúcares y levaduras, que contribuirán a que se produzca la segunda fermentación. La botella se cierra con tapones provisionales.

 

Maduración sobre lías

Este proceso puede durar meses, incluso años, y se compone de varias fases. Tras el tiraje, las botellas se apilan horizontalmente y se procede a la fase de rima o toma de espuma. Finalizada esta fase, se produce la autolisis de las levaduras, cuyas moléculas interactúan con el vino, que al mismo tiempo evoluciona gracias a la mínima cantidad de oxígeno que penetra en la botella.

En la fase de removido o pupitre, las botellas se giran progresivamente sobre sí mismas y pasan de una posición horizontal a una posición en punta, boca abajo, con la finalidad de llevar los depósitos de lías al cuello de la botella. Cuando el depósito se acumula por completo en el cuello de la botella, se puede proceder al degüelle: el cuello de la botella se congela mediante una solución refrigerante y, al abrirla, las lías son expulsadas gracias a la presión contenida.

 

Dosificación y taponado

 

Durante el degüelle, se pierde una pequeña cantidad de vino; esta se compensa con la dosificación o dosaje, que consiste en añadir un licor de dosificación (generalmente compuesto de azúcar de caña disuelto en vino). La cantidad de licor utilizada dependerá del tipo de champagne que se desee obtener: brut nature (menos de 3 g azúcar por litro), extra brut (3-12 g/l), brut (6-12 g/l), extra seco (12-17 g/l), seco (17-32 g/l), semiseco (32-50 g/l) y dulce (más de 50 g/l).

Inmediatamente después de la dosificación, el vino se tapona con un tapón de corcho sujetado por un bozal o morrión y, con ello, puede darse por finalizado.

En definitiva, la elaboración de vino rosado espumoso es un proceso fascinante, compuesto de muchos pasos y decisiones, a través del cual se obtiene una bebida de calidad llena de posibilidades, desde los más ligeros hasta los más intensos, capaz de despertar sensaciones únicas y de asociarse con un gran número de platos o disfrutarse en eventos de carácter informal.

 

Comentarios
Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada
Tim
3 de octubre de 2023
Artículo muy interesante. Gracias por la información