Guía para iniciar tu propia cava de vinos

Guía para iniciar tu propia cava de vinos
11 de diciembre de 2023 700 visualizaciones
Guía para iniciar tu propia cava de vinos
cava de vinoscava de vinos

Una guía para crear tu propia cava de vinos

 

¿Tu pasión por el vino va en aumento y fantaseas con la idea de crear tu propia bodega en casa? Hemos pedido consejo a Roberto Aguado, director de Lavinia Profesional, nuestro servicio específico para el canal horeca, y este es el resultado.

 

cava de vinos

¿Te gustaría crear tener tu propia bodega en casa? Si quieres iniciarte en el almacenamiento y guarda de vinos, no te pierdas los consejos de Roberto Aguado, director de Lavinia Profesional, para dar tus primeros pasos.

 

Queridos amigos, queridos bebedores, queridos abstemios… En fin, queridos todos, hoy os voy a dar unos (no tan) sabios consejos para crear vuestra propia bodega en casa.

 

Antes de nada, debéis saber que parto del firme convencimiento de que el vino hay que comprarlo para bebérselo. De hecho, deberíamos beber más vino, siempre desde la moderación y el consumo responsable. No sé a qué se debe (no quiero echar la culpa a la cerveza y al destilado…), pero en este país bebemos demasiado poco vino y los que nos dedicamos a esto también tenemos que comer, oiga. Así que, por favor, a partir de este momento, beban ustedes más vino si son tan amables…

 

En cualquier caso, si estáis decididos a crear vuestra propia bodega en casa, aquí van una serie de recomendaciones. Por supuesto, no es lo mismo tener una bodega subterránea en un gran chalet que un coqueto armario climatizado, como es mi caso. Bien, empecemos por ahí, el armario climatizado, imprescindible si queremos hacer una pequeña bodega en casa, porque necesitaremos de un armario específico para conservar el vino en las mejores condiciones. Es cierto que, personalmente, tanto el vino que voy a consumir más regularmente como el vino para guardar, lo tengo en esa misma cava climatizada (la mía está a 16 °C, perfecto para mantener una buena temperatura y que el aparato no esté todo el día trabajando). En el mercado hay muchas y de muchos precios, con lo cual simplemente tenéis que navegar un poco por internet para poder encontrar la que se ajuste a vuestro bolsillo y vuestras necesidades. En mi caso, una de 50 botellas y una sola temperatura es suficiente. Pero, como os digo, eso dependerá del espacio que tengáis, de vuestro presupuesto y de si queréis conservar todo tipo de vinos a temperatura de servicio, para lo cual necesitaríais una cava de dos temperaturas.

 

A la hora de llenarla, si queremos guardar algunas botellas, siempre y cuando sea posible para el bolsillo, os recomendaría que no compréis una sola unidad, sino que compréis al menos dos o tres botellas de un mismo vino para guardar y poder ir abriendo a lo largo del tiempo. Esto nos permitirá ver cómo ese vino va evolucionando, una de las maravillas de guardar vino. En alguna ocasión me ha pasado que, tras guardar varias botellas iguales mucho tiempo, al abrir una de ellas me he dado cuenta de que tenía que beber las otras en un breve espacio de tiempo porque ya habían evolucionado demasiado. Esto también nos permite ir identificando cuándo llega a su momento de plenitud, por eso siempre es recomendable guardar varias botellas de una misma referencia.

 

Por otra parte, y muy importante también, no todos los vinos son aptos para su guarda. Vinos jóvenes, finos o manzanillas sencillas, espumosos de poca crianza… es mejor tenerlos siempre en primera línea de salida de nuestra cava para consumo casi inmediato.

 

Y una vez decididos a guardar vino y a que nos ocupe espacio, pues os animaría a que busquéis asesoramiento en alguna buena tienda especializada donde os recomienden algunos vinos ideales para la guarda. Tened en cuenta que es una inversión, así que, ya puestos, hagamos que merezca la pena. Si os sirve de algo, en mi cava solo tengo durmiendo indefinidamente algunas botellas de Borgoña y alguna burbuja del norte de Francia, que me han chivado que no lo hacen del todo mal…

 

Por último y no menos importante, no llenéis la cava de vinos especiales para ocasiones especiales, que luego nos encontramos con que, lamentablemente, no tenemos tantos días especiales.

 

Dicho esto, insisto y terminaré como empecé: bebed vino, por favor. ¡Eso es lo principal!

 

Comentarios
Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada