DO Montilla-Moriles

Descubre la do
Ver como Parrilla Lista

49 Productos

Página
por página
Fijar Dirección Descendente
  1. - +
  2. - +
  3. - +
  4. Toro Albalá, Don PX Joven 2019 0,38L
    Precio especial 10,90 € / 0,38 Precio habitual 11,89 €
    Toro Albalá, Don PX Joven 2019 0,38L
    - +
  5. - +
  6. - +
  7. - +
  8. - +
  9. - +
  10. - +
  11. - +
  12. - +
  13. - +
  14. - +
  15. - +
  16. - +
  17. - +
  18. Gracia Hermanos PX Dulce Viejo 0,50L
    90
    91
    Precio especial 14,90 € / 0,5 Precio habitual 17,90 €
    Gracia Hermanos PX Dulce Viejo 0,50L
    - +
  19. - +
  20. - +
  21. - +
  22. - +
  23. - +
  24. - +
  25. - +
  26. - +
  27. - +
  28. - +
  29. - +
  30. - +
  31. - +
  32. - +
  33. - +
  34. - +
  35. - +
  36. - +
Ver como Parrilla Lista

49 Productos

Página
por página
Fijar Dirección Descendente
  • Número de Vignerons
    Número de Vignerons
    85
  • Producción total en volumen
    Producción total en volumen
    211.311 hl
  • Extensión total
    Extensión total
    6.001 ha
La DO

Montilla-Moriles es una comarca al sur de la provincia de Córdoba, ubicada sobre suelos calizos a unos 300-600 metros de altitud sobre el nivel del mar. La vid comparte espacio con el trigo y los olivos, en consonancia con la famosa trilogía mediterránea: pan, vino y aceite.

Sus vinos a menudo se confunden erróneamente con los de Jerez, aunque la historia de los vinos de Montilla-Moriles es tan larga e ilustre como la de sus famosos vecinos. Las diferencias entre ambos vinos son bastante claras: el de Jerez es un vino de aroma aceitunado, a veces salino, de gusto muy seco, mientras que el de Montilla-Moriles desarrolla otros aromas continentales, a tomillo, romero, a monte bajo. Al paladar, son vinos que recuerdan a la avellana, mientras que los de Jerez tienen gusto almendrado. Además, los finos de Montilla tienen más cuerpo y son más oleosos, menos secos, con una baja acidez y un típico final rústico, amargo.

Hay tres tipos básicos de vino de Montilla: jóvenes afrutados, de Crianza y generosos. Se vinifica tras asolear las uvas al sol para concentrar así a su carácter y obtener vinos de licor o dulces naturales. Se encabezan con alcohol vínico para retener su intenso dulzor y que luego pueden tener crianza en soleras.

Más de 80% del viñedo corresponde a la variedad Pedro Ximenez, con lo que se elaboran, al igual que en Jerez, vinos finos, olorosos, amontillados y el dulce el nombre de la variedad o PX. La otra variedad característica es la Moscatel. Durante la vendimia, los agricultores trabajan durante horas para recoger todas las uvas de una sola vez, y empiezan cuando el azúcar de la uva se encuentra en el nivel óptimo. Otras uvas recomendadas para los vinos jóvenes y afrutados son Lairén, Baladí y Torrontés. Buena parte del envejecimiento se realiza en botas de roble americano, pero hay algunas bodegas que emplean roble español y castaño.

La vendimia suele comenzar en Montilla-Moriles, por sus circunstancias climáticas, a finales del mes de Agosto. Es la vendimia más temprana de España y, probablemente de Europa. En el lagar se elaboran por separado las uvas procedentes de cada pago, conociendo que las procedentes de los terrenos de calidad superior, de las mejores albarizas, darán los vinos más cualificados para la crianza de finos.

Los vinos de Montilla-Moriles poseen unas características diferenciadoras, tanto los de crianza biológica como los dulces, que les permite ocupar un espacio propio en las mesas de los aficionados y son la expresión de un espacio geográfico único, una variedad propia y unas técnicas de elaboración distintivas.