Tokaj Sec PDO

Descubre la do
Ver como Parrilla Lista

7 Productos

por página
Fijar Dirección Descendente
  1. - +
  2. - +
  3. - +
  4. - +
  5. - +
  6. - +
  7. - +
Ver como Parrilla Lista

7 Productos

por página
Fijar Dirección Descendente
  • Extensión total
    Extensión total
    5.800 ha

La DO vinos de Tokaj Sec PDO

Tokaj cuenta con unas condiciones naturales y una tradición vitivinícola tan singulares que fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2002. Uno de los principales recursos que han ayudado a este tesoro de región vinícola a mantener una cultura distinta y a crear valor a lo largo de los años es el clima local. Los dos ríos de la región, el Tisza y el Bodrog, junto con sus humedales y páramos, contribuyen en gran medida a las condiciones climáticas, permitiendo la aparición segura de la botrytis en otoño. Otro factor clave es el terreno, sobre todo las laderas protegidas de la franja sureste de las colinas de Zemplén. Por último, pero no por ello menos importante, la fama del distrito se basa en la extraordinaria paleta de colores de las rocas y los suelos, aunque la mayoría de ellos son de origen volcánico. Los viñedos ocupan altitudes de entre 100 y 300 m. En la actualidad, hay unas 5.800 hectáreas plantadas de vid.

Los vinos de la región son tan diversos como sus suelos, pero tienen un estilo propio y claro. Todos los vinos presentan una elevada acidez y una clara nota mineral. El cuerpo, la calidad y la complejidad de los vinos varían según la variedad y el viñedo. Las especialidades vinícolas de Tokaj, el Máslás, el Fordítás, el Szamorodni (en versiones seca y dulce), el Aszú y el Esszencia son las más importantes a destacar. La podredumbre noble o botrytis juega un papel importante en todas estas especialidades de vino. El Szamorodni seco tiene notas de levadura, nuez y sal, y es de textura suave con alta acidez, pero siempre definido por la armonía y el equilibrio. Por su parte, el Szamorodni dulce es rico y pleno, con taninos de textura delicada y un marcado carácter frutal maduro. Aszú representa la perfecta armonía entre el dulzor natural, la frescura y el alcohol medio o ligeramente inferior. Su complejidad y su final son cautivadores por sí mismos. Además de los frutos secos, su especificidad, su textura untuosa y la multitud de capas, derivadas del envejecimiento, lo distinguen de todos los demás vinos dulces nobles. El Esszencia se caracteriza por su bajo nivel de alcohol, su elevada acidez y su altísimo dulzor natural. Su complejidad, profundidad y potencial de envejecimiento casi infinito lo convierten en uno de los vinos más raros y longevos del mundo.

El clima de la región, tanto el microclima como el macroclima, está condicionado en gran medida por los ríos Bodrog, Tisza y Hernád, que la atraviesan, así como por las zonas húmedas y las marismas que hay junto a ellos. El desarrollo regular de las condiciones meteorológicas en otoño, que favorecen el desarrollo de la botrytis, es muy importante para configurar el microclima. Las zonas de viñedos se caracterizan por un mosaico de rocas y suelos muy variados, en su mayoría de origen volcánico. La región cuenta con unas prácticas de elaboración, almacenamiento y envejecimiento del vino totalmente únicas (por ejemplo, la elaboración del aszú y la maduración en barricas pequeñas), que no tienen parangón en el mundo.

Las principales variedades de uva utilizadas son Furmint, Hárslevelű, Sárga muskotály, Zéta, Kövérszőlő, Kabar.

El Tokaji Furmint seco de gran calidad es un producto relativamente nuevo en la región. Durante siglos, el principal producto de la zona fue el vino dulce, principalmente las selecciones botritizadas. El Furmint seco llamó la atención de los entendidos y expertos del mundo del vino cuando István Szepsy introdujo la selección de viñedo único Úrágya 2000. El vino expresaba una gran mineralidad, complejidad y estructura, que sólo se había experimentado antes en los mejores vinos blancos de regiones históricas como Borgoña o el Mosela. El potencial de envejecimiento también era prometedor. En 2003, más productores del pueblo de Mád elaboraron con gran éxito vinos Furmint secos seleccionados de un solo viñedo. El pueblo de Mád, con sus casi 1.200 hectáreas, tuvo la oportunidad de producir vino Furmint seco de alta calidad en una cantidad significativa como vino de nivel comunal, que puede expresar el terroir volcánico único de la región, este vino lleva el nombre de su denominación Mad y es producido por István Szepsy Jr. en la Bodega Szent Tamás.

Estos vinos, que antes se denominaban comunes, ordinarios, reciben ahora el nombre de sus respectivas variedades de uva: Tokaji Furmint, Tokaji Hárslevelű, Tokaji Sárgamuskotály y Tokaji Kövérszőlő.