Vino de España

Descubre la do
Ver como Parrilla Lista

9 Productos

por página
Fijar Dirección Descendente
  1. Artadi, Viñas de Gain 2018
    93
    Precio especial 22,91 € / 0,75 Precio habitual 24,90 €
    Artadi, Viñas de Gain 2018
    - +
  2. - +
  3. - +
  4. - +
  5. - +
  6. - +
  7. - +
  8. - +
  9. Artadi, Vina El Pison, 2016
    99
    Precio especial 345,00 € / 0,75 Precio habitual 360,00 €
    Artadi, Vina El Pison, 2016
    - +
Ver como Parrilla Lista

9 Productos

por página
Fijar Dirección Descendente
La DO

Según la normativa europea, los vinos se clasifican en tres categorías de acuerdo a su nivel de protección geográfica y al grado de exigencia en su proceso de fabricación. En España, la primera categoría está dividida a su vez en varias subcategorías: Vinos con Denominación de Origen Protegida (DOP), Vinos de la Tierra (VdlT) y Vinos de Mesa.

La legislación europea los clasifica como «Vinos con Indicación Geográfica Protegida» (IGP) y la española como «Vinos de mesa con derecho a la mención tradicional Vino de la Tierra». Son vinos procedentes y elaborados en un área geográfica delimitada, teniendo en cuenta unas determinadas condiciones ambientales y de cultivo que puedan conferir a los vinos características específicas. Poseen una calidad, reputación u otras características específicas atribuibles a su origen geográfico. Al menos el 85% de las uvas procede exclusivamente de la zona geográfica.

Es sabido que muchas bodegas cuentan con vinos que no cumplen los criterios de una Denominación de Origen o de una Indicación Geográfica protegida. Ya sea por las uvas que utiliza para su elaboración, por el origen de éstas, por los procesos diferentes llevados a cabo para alcanzar el producto final, o simplemente porque no desean estar bajo el paraguas de estos organismos. Pero el hecho de que no pertenezcan a uno de los citados organismos no significa que no puedan elaborar vino, sino que no están acogidos a los beneficios que ofrecen aquellos, y tampoco cuentan con las obligaciones regladas por dichos organismos. Sí tienen la obligación, con el fin de proteger a los consumidores, de pasar otros requisitos diferentes, aunque los estándares de calidad son, obviamente, diferentes.

Que los estándares de calidad sean diferentes no significa que la calidad de todos ellos sea baja, ni mucho menos. Significa que podrá haber vinos de diferentes calidades, pudiendo ser unos de menor calidad y otros de mayor calidad, atendiendo siempre a la regulación específica de cada tipo de vino.