Martín Berdugo

Familia Martín Berdugo
No podemos encontrar productos que coincida con la selección.
  • País
    España
  • Región
    Castilla y León
  • Extensión del dominio
    87 ha
  • Producción total
    350.000 botellas/año
  • Año de creación
    1990
Martín Berdugo

Aunque la historia de Martín Berdugo se remonta siglos atrás, el viñedo propio que hoy rodea la bodega moderna fue plantado por su dueña, Josefina, en 1990 con la asistencia y el apoyo de su esposo Enrique, así como de sus tres hijos Antonio, Bruno y Pepa. El alma de los vinos se encuentra dentro de su viñedo arraigado en la Ribera del Duero.

Antiguos documentos descubiertos en los archivos familiares muestran que la finca de orientación sur, situada a orillas del río Duero, al este de la villa de Aranda, se ha utilizado para estudios detallados sobre el cultivo de la vid desde hace al menos 200 años.

Las actuales plantaciones comenzaron a fines de la década de 1980. Para el año 1990 las 87 hectáreas de viñedo propio de un solo pago habían tomado forma. Hoy en día, después de 30 años, ha llegado un momento en el que la edad del viñedo comienza a pagar dividendos de calidad, según coinciden todos los expertos.

Durante los primeros años de crecimiento del viñedo vendieron su uva a otras bodegas. Rápidamente se hizo evidente que el viñedo era capaz de concentrar sabores y aromas especiales en las uvas. Desde ese momento, su enfoque se centró en aprovechar este potencial para hacer vinos cada vez más identificables y especiales.

Anticipando el momento en que la uva del viñedo se volvería excepcional, se construyó una bodega moderna junto a las viñas en el año 2000. En 2014, tras el incendio provocado por un rayo, se reconstruye para poder usar la gravedad en el movimiento y procesado de la uva. Este método es más suave y menos intrusivo, de manera que protege al máximo la calidad del fruto.

Las 87 hectáreas de viñedo están ubicadas en una terraza aluvial, a unos trece metros sobre el nivel del río Duero, en el meandro que se forma justo antes del encuentro con el río Arandilla. Los suelos aluviales de grava, limo y arcilla ligera ofrecen a las vides una gran cantidad de minerales que se reflejan en la calidad de la uva. El viñedo cuenta con 30 años de edad, teniendo la madurez necesaria para hacer vinos cada vez más característicos, intensos y sabrosos.

Nuestros partners
Vignerons y Productores