Domaine J.M. Boillot

Jean-Marc Boillot
Ver como Parrilla Lista

7 Productos

por página
Fijar Dirección Descendente
  1. - +
  2. - +
  3. - +
  4. - +
  5. - +
  6. - +
  7. - +
Ver como Parrilla Lista

7 Productos

por página
Fijar Dirección Descendente
  • Año de creación
    1985
Domaine J.M. Boillot
Nieto de Etienne Sauzet - la estrella de Puligny-Montrachet en los años 60 - Jean-Marc Boillot se formó con Olivier Leflaive antes de trasladarse a Pommard en 1985 donde creó su propio dominio: Domaine Jean-Marc Boillot.



Con esa mezcla de pedigrí y experiencia en la elaboración de vinos, no es sorprendente que Jean-Marc Boillot haga vinos sensacionales.



Es uno de esos raros productos en Borgoña, un vinicultor que produce vinos tintos y blancos de la más alta calidad. Ahora asistido por su hija Lydie y su hijo Benjamín, Jean-Marc Boillot creó su propio dominio en 1985. Empezó con algunas viñas alquiladas en Pommard, añadiendo Volnay y Pommard por parte de su abuelo en 1988 y los blancos, una tercera parte del Domaine Etienne Sauzet, por parte de su abuela en 1991. Actualmente cuenta con 11 hectáreas repartidas en la Cote de Beaune (Puligny, Chassagne, Meursault, Pommard, Volnay y Beaune).



Incluyendo el genérico borgoña, el dominio explota ahora 11 hectáreas, cinco tintos y seis blancos, con el mismo volumen nuevamente en cuvées négociants de vinos blancos, especialmente de la Côte Chalonnaise.



Jean-Marc Boillot tiene ahora 10,5 hectáreas de viñedos en la Côte de Beaune que incluyen viñedos que antes pertenecían al Domaine Sauzet en Puligny. Es un hombre fornido, en forma, enérgico, que no pierde el tiempo con palabras, sino que deja que sus vinos hablen por sí mismos. Sus tintos son ricos, redondos y muestran una gran pureza de fruta, sus vinos blancos se caracterizan por su gran concentración, clase y maravillosa expresión de su terruño.



Todos los blancos, excepto los Grand Cru, se vinifican de la misma manera: prensado de los racimos enteros, reposo durante 24 horas y luego directamente en barrica con un 25 a 30 por ciento de madera nueva, removiendo las lías una vez por semana y embotellando antes de la siguiente cosecha. Son vinos puros, frescos y atractivos. Los tintos se despalillan completamente, se ponen en remojo antes de que empiece la fermentación, después de lo cual se utiliza una mezcla de despalillado y remontado según la añada y el viñedo. A los trece meses de crianza en barrica, con un 50% de barricas nuevas, les siguen otros seis meses de maduración en depósito antes de ser embotellados. Los tintos muestran una brillante combinación entre fruta y barrica, buena para el envejecimiento a medio plazo.



Pocos borgoñones tienen tanto talento para producir blancos y tintos como Boillot. Pocos también tienen una visión tan clara de cómo debe saber el vino de Borgoña. Una estrella de la Côte d'or.

Nuestros partners
Vignerons y Productores