Diego Magaña

Diego Magaña
No podemos encontrar productos que coincida con la selección.
  • Año de creación
    2014
Diego Magaña
Diego Magaña ha emprendido su aventura vitivinícola en solitario lejos de la que inició su padre Juan Pío Magaña, una referencia de los vinos navarros que comenzó a cultivar sus viñedos en 1972.



Diego Magaña se une a esa nueva generación de viñadores que están haciendo posible que el Bierzo sea una de las Denominaciones de Origen más dinámicas y atractivas de España, con un reconocimiento que ya cruza fronteras.



Diego Magaña se enamoró del vino "por obligación". Su padre le puso a estudiar en la Escuela de la Vid y el Vino de Madrid, y allí, después de los primeros tres meses, aquel estudiante travieso pasó a ser un apasionado del vino que absorbía toda la información que llegaba a sus manos, y obtuvo una beca con lo que en 2003 trabajó en el período de vendimia en el bordelés Château Fayau, de Cadillac. Allí se enamoró de los vinos de Burdeos.



En 2004 realiza un master de Enología en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos de Madrid. Ese mismo año vinifica su primera vendimia en Viña Magaña, la bodega de su familia situada en el municipio navarro de Barillas y en febrero de 2005, nada más finalizar los estudios viaja a Argentina, para hacer la vendimia en la Bodega O. Fournier, que además de esta explotación vitivinícola situada en Mendoza es propietaria de una bodega en Ribera del Duero y otra en el Valle del Maule (Chile).



Diego prosigue su camino, trabajando en Bodegas Magaña junto a su padre, y como sucede en todas las buenas familias comienzan a surgir desavenencias con su progenitor. Por la cabeza de este joven enólogo navarro ya comienzan a surgir inquietudes, proyectos, retos.



En esta época se cruza en su vida Raúl Pérez, uno de los grandes del vino, quien apreciando la pasión y el talento del navarro, le brinda su apoyo, con lo que su viejo sueño comienza a hacerse realidad. A Magaña le enamoran el paisaje del Bierzo y la diversidad y heterogeneidad de sus terruños y de sus vinos. Y el hecho de que le apoye Pérez, elaborador de algunos de los mejores vinos de España y considerado entre los mejores enólogos del mundo, le hace ver que podría cumplir todos los sueños que comenzaron a nacer en aquel mal estudiante.



Su marca, Dominio de Anza, es un homenaje a su madre, Esperanza Tejero, a quien adora. Y los vinos por los que empieza a darse a conocer son esos El Rapolao 2015 y Selección de Parcelas 2015, destacados por 'The Wine Advocate'.



Aunque lleva ya muchos años allanando el terreno a base de esfuerzo y trabajo, no cabe duda de que a sus 35 años el futuro de Diego Magaña acaba de empezar. No se conforma con el brillante futuro que le espera en el Bierzo, sino que además ha comprado viñedos en Laguardia y Elvillar, en Rioja Alavesa y ha alquilado un espacio en una cooperativa donde inicia un nuevo proyecto.

Nuestros partners
Vignerons y Productores